Chilenovelas Wiki
Advertisement

Muertes[]

  • Benito (Eduardo Naveda): Muere por causas naturales
  • Agustín Sandoval (Archibaldo Larenas): Muere de un ataque cardíaco
  • Pedro (Pedro Villagra): Muere en una explosión. Empleado de confianza de Misia Felisa (Malú Gatica), a quien le debía una gran lealtad. Un día, Pedro decidió ir a escondidas de su patrona con una bolsa llena de cartuchos de dinamita hacia las obras de la represa que se estaba construyendo en el pueblo de Los Laureles (esto con el objetivo de detonar la dinamita en la propia represa, ya que los habitantes del pueblo se oponen rotundamente a su construcción). Si bien logra encender los cartuchos, desafortunadamente es alcanzado por la explosión cayendo mortalmente herido cerca de las obras de la represa. Posteriormente Jovino (Aldo Bernales) le advierte a Misia Felisa que Pedro está agonizando, por lo que ella corre desesperadamente a verlo. Luego de encontrarlo agonizante, su patrona se culpa de la situación, a lo que Pedro en su lecho de muerte le dice que él es el único responsable. Tras una breve y dolorosa agonía, Pedro finalmente muere en brazos de Misia Felisa, quien quedó totalmente destrozada tras lo sucedido.
  • Roberto Betancourt (Luis Alarcón): Muere tras desbarrancarse su jeep por un precipicio. Malvado y déspota patrón de fundo que lleva una disputa de años con Misia Felisa (Malú Gatica). Tras darse cuenta que Samuel (Alfredo Castro) y Susana (Claudia Echeñique) escaparon con ayuda de Anselmo (Pancho González) - ya que Betancourt los tenía secuestrados como parte de su venganza contra Misia Felisa, al haber perdido el juicio por unos terrenos de gran valor que la hacendada le había cedido en otro tiempo-, el malvado terrateniente opta por subirse en su jeep armado con una escopeta, teniendo serias intenciones de acabar con la vida de los jóvenes. Si bien Samuel, Anselmo y Susana lograron dispersarse en los alrededores, Betancourt no tardaría en encontrarlos. Sin embargo, su jeep termina perdiendo el control tras pasar sobre un charco, lo que trae como consecuencia que el vehículo se desbarranque por un precipicio y Betancourt termine cayendo desde una altura considerable hacia los matorrales cercanos. En sus últimos momentos de vida, un agónico Betancourt balbucea palabras pidiéndole perdón a Samuel- que al igual que Anselmo, también era su hijo biológico- por todo el mal que le hizo. Finalmente, el malvado patrón de fundo fallece en el lugar producto de la gravedad de sus heridas.
Advertisement