Chilenovelas Wiki
Advertisement

La Dama del Balcón fue una teleserie de TVN, transmitida durante el primer semestre de 1986.

Escrita por María Elena Gertner, con la colaboración de Andrés Urrutia. Dirigida por Ricardo Vicuña.

Protagonizada por Loreto Valenzuela encarnando a tres personajes. Con las actuaciones de Nelson Brodt, Alejandro Cohen y Roberto Navarrete. Estelarizada por Alex Zisis, Carlos Matamala, Luis Alarcón, Lucy Salgado, Consuelo Holzapfel, Tomás Vidiella, José Soza, Luz Jiménez, Mónica Carrasco, Fedora Kliwadenko y Willy Semler.

Argumento

En la ciudad de Santiago, Pablo (Alex Zisis) compra una pintura en una subasta de antigüedades, el mismo día que una española llamada Nora (Loreto Valenzuela) llega a Chile para visitar a su prima Angélica (Mónica Carrasco). Al conocer a la mujer, el asombro de Pablo será sumamente mayor al descubrir que Nora es idéntica a la mujer del cuadro que acaba de adquirir: La Dama del Balcón.

Mientras tanto, en los cerros bohemios de Valparaíso, se encuentra Milenko (Nelson Brodt), un muchacho de origen gitano que trabaja para don Sebastián "El Patrón" (Carlos Matamala), dueño de la boite "El trébol de oro". Nadie sospecha que el propietario del recinto nocturno es en realidad un traficante y Milenko su mano derecha. Este negocio clandestino es seguido muy de cerca por el inspector Domínguez (Luis Alarcón), que no descansará hasta revelar ante todos la verdadera cara de "El Patrón". Milenko conocerá a Nora bajo el alias de Fernando y caerá perdidamente enamorado de ella, a la vez que Pablo sufrirá el mismo destino ante esta enigmática y atractiva extranjera. Lo que muy pocos conocen es que dentro de "El trébol de oro" se encuentra Regina (Loreto Valenzuela), cantante del lugar de espontánea personalidad, que al igual que Nora, es idéntica a la famosa Dama del balcón.

Tres mujeres de mundos y épocas distintas pero con el mismo rostro. El acertijo ante este inusual misterio puede estar relacionado al anciano pintor Mariano Robledo (Roberto Navarrete), la persona que se encargó de pintar el trascendental cuadro y que el contacto con Nora y Regina pondrá su vida de cabeza.

En esta historia también hay espacio para la comicidad, como la que demuestran los viejos jubilados Ruperto (Tomás Vidiella) y Lucho (José Soza). Pillos y compinches que solo quieren disfrutar de la vida y del buen vino, provocando verdaderas guerras campales con la estresada Cristina (Peggy Cordero), esposa de Ruperto, cuyas jugarretas de tercera edad la dejarán hastiada día tras día.

Otro misterio estará inserto en esta apabullante trama, con la llegada a Chile de Klaus Veidt (Arnaldo Berríos) y su hijo Wolfgang (Willy Semler), -padre e hijo- descendiente de nazis que llegan al país con la intención de recomenzar sus vidas, ante el temor de ser capturados. Tras sus pasos arribará Ester (Fedora Kliwadenko), una israelita cazadora de nazis que no dará tregua hasta tenerlos en sus manos y hacerlos pagar por el sufrimiento cometido hacia su gente, lo que no tendrá en sus planes será enamorarse de  Wolfgang y él de ella, poniéndolos a todos en una disyuntiva que podría tener varios finales, pero siempre con un perdedor.

Elenco

Participaciones Especiales

  • Osvaldo Silva
  • César Geisse como Distribuidor de Biblias que Ruperto y Lucho venden puerta a puerta

Trivia

  • Retransmitida de forma íntegra y sin ediciones, desde el lunes 12 de marzo de 1990, hasta fines de mayo de ese año.
  • Primer y único rol protagónico de Loreto Valenzuela. Fue también su última teleserie durante 11 años, ya que la actriz se concentraría en grabar solamente series y programas de televisión. Volvió al género del melodrama con Cerro Alegre de Canal 13 en 1999 y a las pantallas de TVN también ese año, en una participación especial en Aquelarre.
  • Se bajaron dos títulos tentativos para La dama del balcón, antes del oficial. El primero fue El balcón de Nora y el segundo El espejo del diablo.
  • Originalmente, Vicente Sabatini sería quien lideraría la dirección de esta teleserie, una vez terminasen las grabaciones de la producción que significó su debut como director de telenovelas, La Torre 10, en 1984.
  • Willy Semler regresaba a las teleseries con La dama del balcón, a 5 años de su debut en la pantalla chica, en Villa Los Aromos de 1981.
  • A quince años de haber hecho El Rosario de Plata, Osvaldo Silva volvió a aparecer en una teleserie chilena con La dama del balcón, específicamente en el primer capítulo, interpretando a un conocido del papel de Alex Zisis. Durante el resto de la década de los ochenta, permanecería en el canal estatal, perfilándose como uno de los galanes más cotizados en telenovelas nacionales.
  • La dama del balcón sería la última vez en mucho tiempo que se vería a Javiera Parada en las teleseries, hasta su regreso y retiro oficial en Trampas y Caretas de 1992.
  • Antes de asumir el cargo de directora de actores, Ana Reeves estaba contemplada para el personaje que finalmente interpretó Eliana Vidiella.
  • Según el libro del periodista Óscar Contardo "La era ochentera", en esta telenovela se dio por la primera vez el fenómeno de que una producción dramática chilena para televisión, el guion estuviese escrito de forma completa antes de las grabaciones. Además, fue contratado el reconocido estilista y peluquero Luigi, para encargarse de los peinados de las actrices.
  • Ricardo Vicuña -director de La dama del balcón- entrevistado por esta producción, mencionó que: "Fue una telenovela extraordinaria y poderosa, con una historia muy potente e imaginativa de una autora bastante delirante que proponía cosas que jamás se habían hecho en Chile". Tomás Vidiella la recuerda como una teleserie cuyo guion era brillante y rupturista.
  • La dama del balcón se convirtió en una de las teleseries más controvertidas de la red estatal en la década de los ochenta. Fue censurada por la DINACOS (División Nacional de Comunicación Social) por incluir personajes nazis y hablar sobre experimentos genéticos en campos de concentración. Según Ricardo Vicuña, él y Sonia Fuchs -la productora ejecutiva del área dramática de TVN- durante los primeros meses de grabación de La dama del balcón fueron advertidos por autoridades militares del canal estatal, de que la telenovela no iba a ver la luz. Aviso que ambos ignoraron para continuar con su trabajo, hasta que comenzaron a llegar órdenes de alterar el guion. "Fue todo muy siniestro. Con la Sonia estábamos grabando el proyecto más atractivo que habíamos leído y lo habíamos estado preparando por años". El director apuntó a que la censura que sufrió La dama del balcón se debió a que el gabinete del general Augusto Pinochet Ugarte en aquel entonces, sostenía estrechas colaboraciones con el ejército prusiano alemán. Y que por este motivo, la DINACOS confundiendo a alemanes con nazis, pensó que no era positivo que Televisión Nacional exhibiera una historia como La dama del balcón y que podría traerle problemas con la embajada de Alemania. A raíz de estas instrucciones, la teleserie continuó con sus grabaciones, pero sin el mismo entusiasmo de comienzos. Vicuña añade que: "Con la Sonia pusimos nuestro máximo esfuerzo en sacar la teleserie adelante e impedir que el gobierno la cancelara. Antes habían tomado contacto con nosotros para impedir que la grabáramos. Mentimos y sobredimensionamos lo que llevábamos grabado para tratar de salvar a La dama del balcón". El estreno planificado de la telenovela original de María Elena Gertner era para el primer semestre de 1985. Pero se pospuso durante un año y en su lugar, se exhibió Marta a las Ocho. Finalmente se estrenó a comienzos de 1986, con escenas cortadas y diálogos de personajes del Tercer Reich doblados, para hacer pasar a soldados alemanes y nazis como soviéticos y comunistas. "No nos permitieron grabar los 100 capítulos que tenía el guion originalmente. Tuvimos que grabar mucho menos y eliminar partes importantes de la trama. El verdadero diseño que hizo la señora María Elena Gertner nunca se exhibió", cuenta Ricardo Vicuña. La guionista, cuando vivía, señaló que: La teleserie la charquearon, la cortaron entera. Todo el elenco era de izquierda. Parte de la obra sucedía durante la Segunda Guerra Mundial, y entre los personajes había un padre y su hijo nazi. El gobierno militar censuró la obra porque el uniforme nazi era igual al de los milicos chilenos.
Advertisement