FANDOM


ENTREVISTA: Pablo Illanes en el 20 aniversario del estreno de Fuera de Control (1999)

por Equipo Chilenoveleros

1) ¿Siempre estuvo en tu cabeza escribir cuando adulto tu propio homenaje a Los Títeres o no? ¿Qué provocó en ti la primera vez que viste Los Títeres?

Fueradecontrol hd poster
Pillanes 2015

Definitivamente, Los Títeres es la teleserie que más me marcó cuando era chico. En su momento se promocionó como otro melodrama clásico en la línea de lo que hacía Moya Grau. Al igual que millones de chilenos, yo también había seguido de cerca el fenómeno de La Madrastra, un éxito que, creo, nunca más se repetirá en la historia de la televisión. A pesar de haber disfrutado mucho con la teleserie protagonizada por Jael Unger como Marcia, desde el primer capítulo -en los años 60- Los Títeres supo diferenciarse no sólo de su competencia (La Represa, que nunca vi), sino también de las propias historias de Canal 13. Los Títeres tenía una historia de amor, pero su base era la historia de un trágico ajuste de cuentas que tenía consecuencias fatales para un grupo de personajes. Lo que más me gustaba era la falta de humor: si hay algo que no me gustaba de las teleseries de Moya Grau, era la abrupta diferencia de tonos que existía entre el melodrama y la comedia. Siento que Sergio Vodanovic, dramaturgo responsable de la extraordinaria miniserie Una Familia Feliz, además de Los Títeres, supo meter un gol al canal, al momento histórico e incluso al lenguaje televisivo con esta teleserie. Es un relato sociopolítico donde hay ricos y pobres, pero cuyo elemento central es una clase media pujante que buscaba la supervivencia en un contexto difícil, la dictadura. Sin quererlo (o sí), Vodanovic hablaba de la situación política, de una represión bestial y de un ajuste de cuentas histórico que era el iniciado por Artemisa: tarde o temprano todos van a pagar. Al mismo tiempo, en Los Títeres encontré todo lo que me gusta del género: héroes que son villanos, malos que dan pena, galanes que se resquebrajan, porque son poco inteligentes y, por supuesto, posiblemente el mejor elenco que se haya dado en una producción nacional. Claudia Di Girólamo como Artemisa, Paulina García como Adriana y Soledad Pérez como Loreto, son rostros que nunca más pude borrar de mi cabeza.

2) ¿Fuera de Control estaba originalmente planeada como teleserie, serie o película?

Siempre fue una teleserie. En un principio la iba a dirigir Ricardo Vicuña, en lugar de Amándote, de hecho tuvimos algunas reuniones en su casa para hablar de los personajes. Después de Adrenalina, Ricardo quería hacer algo juvenil, que era la veta exitosa y competitiva en ese momento ante el boom de las teleseries de la dupla Sabatini/Carrasco. Inicialmente, el proyecto se llamaba "Último Minuto" y la trama periodística era más importante; Carrie Castro se llamaba Cleo y todo transcurría en una ciudad del sur, como Valdivia. Nada de esto llegó a la primera versión y fue por varios motivos, pero el cuento original fue diseñado como teleserie.

3) ¿Vivir en Nueva York te inspiró para desarrollar aún más la historia o ya la tenías más o menos craneada antes?

Absolutamente. Suena muy cliché, pero Nueva York es una ciudad alucinante para inspirarse. Hay mucho que observar, mucho donde investigar, todo al alcance de tu mano. Una lástima que hoy no sea lo que era en 1998, que fue uno de los mejores años de mi vida. La historia original de Fuera de Control era la de un grupo de amigos muy íntimos, cada uno con su propia cruz. Lejos de Chile, el personaje que más se profundizó fue el de Silvana, esta heroína clásica que finalmente no lo era tanto. Para eso recurrí a diversas fuentes, entre cine clásico, el cine indie de esa época, los 90, y, por supuesto, el género que determinó la atmósfera, el contexto y el tono de la historia: el slasher americano de los 80 y específicamente la saga FRIDAY THE 13TH, de la cual me declaro total y absoluto fan.

4) ¿Fuera de Control tuvo muchos borradores para el primer capítulo o no?

No. Creo que hice 4 o 5 versiones del primer capítulo. Comparado con Destinos Cruzados, que tuvo 19, o la misma Perdona Nuestros Pecados, que tuvo 17, es nada. En ese sentido, Óscar Rodríguez era muy relajado, dio libertad absoluta para crear e inventar, tenía una confianza en los autores que por un lado te hacía sentir muy bien y por otro te aterraba. Lo único que echaba siempre de menos Óscar era el humor. Para él era muy importante, pero para mí no.

5) ¿Sabes si hubo otros actores contemplados para la teleserie que por alguna circunstancia acabaron bajándose?

Muchos pasaron por el canal. Amparo Noguera iba a ser Ágata, el rol que finalmente hizo Claudia Celedón. Alfredo Castro iba a ser Bernardo, que lo interpretó Felipe Armas. Y, por supuesto, Paulina Urrutia iba a ser Silvana. Óscar le ofreció el rol de Rodrigo Duarte a Daniel Muñoz y él dijo que no le interesaba, me acuerdo perfecto.

6) Si estabas empeñado en que Paulina Urrutia fuese Silvana, como lo dijiste hace algunos años en T13.cl, ¿quién querías que fuese Sarita Mellafe o Axel?

Creo que Valentina Pollarolo en algún momento iba a ser Sarita, pero no me acuerdo muy bien. Axel siempre fue Luciano, ya que el personaje fue escrito para él. Nunca me ha gustado meterme en la construcción de elencos y sólo doy mi opinión negativa, cuando es estrictamente necesario.

7) ¿Qué te parece que de la larga lista de personajes más inolvidables que has escrito en tu carrera para TV, dos de ellos pertenezcan a Fuera de Control (Sarita y Axel)?

Me encanta. Ambos están inspirados y extrapolados desde personas que existen, los dos eran compañeros de colegio. También me parece que son villanos sufridos, atrapados, villanos “que muestran la hilacha” y eso los acerca al tiro al espectador. Son, de cierta forma, dignos herederos de Adriana Godán, que era pérfida, pero lloraba porque su papá no la quería.

8) ¿Qué aristas diferentes crees que tocaron tus Artemisa y Adriana a diferencia de las de Vodanovic?

Es una pregunta compleja. Primero, porque la inspiración de Fuera de Control en Los Títeres, yo diría que es más bien cosmética. La lucha de Artemisa y Adriana no se parece en nada a la que tenían Silvana y Sarita, porque Silvana peleaba con un grupo, donde también estaban Valentina, Lobo y los demás. Los amigos de Los Títeres no eran tan amigos como los de Fuera de Control, eran amigos de barrio. En FDC, en cambio, eran compañeros de colegio cuico, un detalle que en Chile te atrapa para toda la vida.

9) ¿Alguna razón en especial para situar la historia primero en 1987?

Había una, pero nunca pude comentarla. Necesitaba situar el colegio en la época que yo conocía. Yo salí el 90 y no de un colegio cuico, pero lógicamente hay una atmósfera del horror colegial de fines de la dictadura que manejo y que de alguna manera también te marca. A medio camino, me di cuenta que era posible crear la historia usando la idea del revival, que en esos años apenas existía. Me acuerdo que había salido recién THE WEDDING SINGER (1998), pero no se veía esta retromanía ochentera que a ratos es un poco majadera y que hoy está en todos lados, hasta en la peor publicidad. O sea, me encanta STRANGER THINGS, pero últimamente he visto unas 5 películas de terror con la estética, la ética y la tipografía exacta de ST. En FDC había un contexto político subterráneo que era necesario adaptar a los códigos de la teleserie.

10) Antes de que comenzaran las grabaciones, ¿tuviste problemas o roces con los ejecutivos del canal por tu guion o eso vino después?

En Canal 13 siempre había roces, diferencias de criterio y de contenido, pero eran gajes del oficio. La línea editorial a veces era un poco ridícula, pero a esas alturas los ejecutivos ya tenían cierta confianza, sobre todo si estaba la idea de homenajear un pedazo de la historia del área dramática del canal, que es Los Títeres, con su director original y con el escritor de Adrenalina. Yo creo que todo sonaba perfecto para cosechar un éxito tremendo: la historia, las locaciones, el director, los actores. Nunca en la historia habían pescado tanto a un guionista, como me pescaron a mí en FDC. Me invitaron a Viva el lunes, Gigante y Ud, Venga conmigo y hasta fui panelista de la entrega de los Oscars. Incluso grabé un especial en Nueva York para la promoción.

Por eso me parece que no hubo grandes conflictos con la historia, al menos al comienzo. Había unas señoras en un departamento de estudios que pusieron el grito en el cielo cuando leyeron la primera escena: el intento de violación de Silvana, que en el guión era mil veces más explícito que lo que se vio en pantalla. Los problemas empezaron después, cuando vieron el capítulo 1. De partida, la teleserie empezaba de noche, lo que, según el sacrosanto diccionario de clichés de la teleserie chilena, era un suicidio. Siempre se exigía empezar de día, ojalá con escenas bien brillantes, con harta piel, agua, desnudos, frescura, el llamado “lolerío”, o sea, Adrenalina y Playa Salvaje, que había escrito justo antes. 

La impresión era que la teleserie era oscura, no sólo para el horario sino que para el mismo género. Empezaron los malditos focus groups, donde me obligaban a mirar a través de un vidrio como todo el mundo despotricaba contra la teleserie: que era mala, que no se entendía, que era lenta, que no pasaba nada. Los focus fueron espantosos. También me acuerdo que después de unas semanas de grabaciones, los actores estaban muy metidos en sus papeles y Nelly Meruane (Lavinia, extraordinaria) con María Elena Duvauchelle (Ninfa) se acercaron a pedirme un favor. Amaban la historia con pasión, se sabían los capítulos de memoria, pero proponían que el incendio del capítulo 5, que determinaba el futuro de los personajes, se adelantara para el final del capitulo 1. Esto era en los tiempos lejanos y felices en que se respetaban los finales de capítulo. Tal vez si hubiéramos seguido el consejo de Nelly y María Elena podríamos haberle ganado a La Fiera. A lo mejor no.

11) A 20 años de distancia, ¿qué opinión tienes de los héroes de Fuera de Control (Valentina y Rodrigo), tanto sus personajes como sus intérpretes?

Me gusta la línea de Rodrigo y Valentina, porque tienen una inspiración en las películas de John Hughes, otro gran referente de la teleserie. O sea, el nerd C3 se enamora de la matea popular redset. Rodrigo era para mí, el yo, el alter ego, el narrador, entonces no me costaba mucho escribirlo. Valentina era más difícil, porque además tenía que mantener estos rasgos tan apestosos de “heroína de teleserie de las 8”, que no me gustan para nada. A pesar de todo, creo que Valentina igual tenía varias capas, aunque había gente que odiaba sus indecisiones. A 20 años de los personajes, siento que podría escribirlo todo de nuevo y mucho mejor. Por ejemplo, profundizaría el lado más político de Valentina, cuyo ejercicio del periodismo era más bien frívolo. También le daría más cuerda a la cinefilia de Rodrigo, porque creo que ese lado es muy bonito en el personaje.

12) Hemos leído en algunas oportunidades a ex televidentes de Fuera de Control quejándose de las actitudes de Rodrigo y Valentina de forma individual: Rodrigo, pese a todo el daño que le provocaron, nunca quiso vengarse de sus ex compañeros de colegio y Valentina fue durante años amiga de Sarita Mellafe, sabiendo cómo era ella. ¿Qué opinas al respecto? ¿Justificas esas características de ambos personajes?

No, no los justifico y me parece que es el gran defecto de FDC: las venganzas no se ejecutan. Por un lado, esto lo considero un error propio, posiblemente debido a mi inexperiencia, pero también supongo que era una opción personal para alejar el relato de las estructuras extremadamente clásicas de la teleserie venezolana o mexicana. La venganza de Rodrigo no podía superar la de Silvana, bajo ningún punto de vista. O sea, Rodrigo y Silvana no podían tener el mismo nivel de locura, como para dejarse llevar por los acontecimientos. No justifico a Rodrigo, de hecho me parece que podría haber tenido un desarrollo mucho más profundo, pero me parece que sus reacciones también respondían al contexto.

13) Con el papel de Guido Vecchiola (Santiago Goic Seymour) expusiste por primera vez en televisión a niveles dramáticos, a la depresión empujando intentos de suicidios. ¿La línea editorial de Canal 13 tuvo reparos con lo que representaba este personaje en particular?

Sí, hubo problemas con el intento de suicidio. No se podía ver cómo trataba de matarse y la resolución tenía que ser positiva, o sea “no te mates”. A esas alturas, el canal tenía reparos con todo, en especial por el rating. Pero sinceramente, en este caso, a mí me preocupaba que un depresivo viviera en un departamento con paredes pintadas de negro.

14) ¿Fue el ficticio diario El Águila alguna alegoría a un medio de la época o inspiración sobre tu paso en el mundo de la prensa escrita?

Sí, mucho de El Águila es El Mercurio, incluso algunos nombres, las relaciones entre personajes y algunos rasgos de ciertos roles. Inicialmente, este era uno de los escenarios centrales de la historia y así lo demuestra la segunda parte de la teleserie.

15) En el marco de las frecuentes críticas que recibió Fuera de Control en su momento, encontramos en prensa de la época una cuña que ofreciste a un medio, acerca de la violencia mostrada en pantalla. Citamos: "Esta teleserie es justamente hablar de la discriminación, de cómo una vida equivocada puede contaminar a otra, de la resignación y de la violencia, en términos de que está por sí sola y que hay factores que la hacen aflorar, como el abandono o la falta de claridad", "lo que pretende reflejar la trama, no una incitación a ese tipo de actos, ya que la televisión no hace que la gente mate. Siempre en este país se busca culpar a la TV de algo en lo que tienen que ver los padres y la educación". ¿Qué otras comentarios recuerdas haber recibido durante el semestre en que se emitió FDC?

Me acuerdo que las críticas estuvieron divididas, pero la teleserie no pasó piola. Reclamaron por el nivel de violencia a las 8 de la noche, en horario de protección al menor. Y sí, es cierto, FDC no es linda ni luminosa, ni tiene chistes cada cinco minutos. La historia es oscura y habla de algo que todos los seres humanos hemos sentido alguna vez en la vida: el rechazo. A esas alturas, yo ya estaba chato de la gente que se quejaba por estas cosas, después pasó lo mismo con Alguien te Mira. La violencia, como el sexo, tiene que darse necesariamente en un contexto. La vida es violenta, ocurren tragedias, existe la mala suerte, la gente se muere, sufre, tortura y mata y la ficción debe hacerse cargo de eso. No todo puede ser chacota.

16) Sobre las Fiestas Terciopelo, ¿en qué te inspiraste para crearlas, así como a los miembros que conformaban la productora que las hacía y qué te pareció su resultado en pantalla?

Estaban inspiradas en las Spándex, las míticas fiestas que hacía Daniel Palma en el teatro Esmeralda. La verdad es que yo era chico cuando se hacían, pero alcancé a ir a una en particular donde conocí a Elvira López. Me gustó el resultado en pantalla, creo que Chamila Rodriguez y Jaime McManus hicieron un trabajo muy natural. Creo que la historia era súper moderna para la época, tal vez con más presupuesto se podría haber hecho algo más impresionante.

17) ¿Con el crimen de Laura Paz Leighton y el encarcelamiento de Palomino Díaz, quisiste hacer alusión a los presos políticos de la dictadura militar?

Sí. Esta parte de la historia era la que en un principio se llamaba "Último Minuto" y que era un CAPE FEAR más político. Siempre he pensado que es necesario tocar el tema político en las teleseries, sobre todo si la historia transcurría, en parte, en 1987. Por lo menos, alguien tenía que decir lo que pensaba al respecto y el mundo del periodismo escrito era una fuente inagotable de recursos. Yo creo que mucha gente se dio cuenta de que tras la historia de Palomino estaba esa intención y le dio más profundidad a esta trama de thriller.

18) ¿Tienes buenos recuerdos de los personajes de Rebeca Ghigliotto (Dolly), Cecilia Cucurella (Olaya), Pepe Secall (Ted), Silvia Santelices (Kim), Tomás Vidiella (Aarón) y Myriam Palacios (Trini), que por separado conformaban núcleos de comedia en una telenovela en general dramática y oscura?

Inicialmente no eran de comedia. En el guión, todo esto estaba escrito muy en serio, sobre todo la relación de Ted con las hermanas, que eran las dos geniales y estupendas, en clave de proto-narconovela, también el proceso de adaptación de Aarón con Kim, todo estaba escrito como la historia de reconstrucción de un hombre castigado por la vida. Pero lo hicieron en comedia, supongo que para “matizar” el horror de la trama central. No sé si el resultado me gustó mucho, pero todos los actores estaban sobresalientes en sus personajes, a pesar de la comedia. Sí recuerdo que al comienzo no me gustó, pero después me entusiasmé con Myriam Palacios haciendo su nana 5000 y siempre distinta. En realidad todos eran actores extraordinarios.

19) ¿Fue intencional que muchos familias fuesen matriarcales, en donde la figura paterna no existe o desaparecía a la mitad? Ej: clan Schumacher Domínguez, clan Goic Seymour, clan Villalobos Oyarzún,  clan Maldonado Esparza, clan Duarte Salamanca).

Sí, hay una teoría sobre esto en alguna parte. No fue intencional, pero claramente FDC es una teleserie de grandes villanas, la debilidad de todo buen conocedor de teleseries. 

20) ¿Por qué crees que Sarita Mellafe y Axel Schumacher opacaron a otras villanas de Fuera de Control, como Diva, Leora, Marla, Layla, Helia, Ágata, etcétera? ¿Qué te acuerdas de las malvadas mencionadas?

Sarita y Axel eran villanos protagónicos, por lo tanto jerárquicamente debían tener más recursos, más tiempo en pantalla, más influencia en otras tramas, más diálogos y más maldad. Diva y Leora eran estos buitres prejuiciosos que existen hasta hoy. Marla no era mala, era una pobre arribista equivocada, como también siguen existiendo. Layla sí era villana, un personaje que recuerdo con mucho cariño, sobre todo por la muerte que tuvo. Helia tampoco era mala, pero estaba loca. Ágata tampoco era villana, era un poco hiperventilada, pero nunca la consideré una villana.

21) ¿Eras consciente hace 20 años que Fuera de Control, además de contar con muchos antagonistas, eran en su mayoría actrices quienes ejercían dichos roles?

Sí. Creo que el único villano de verdad era Axel. Tampoco fue intencional. Lo juro.

22) Además de Friday The 13th, ¿a qué otras películas recurriste para crear Fuera de Control? Sabemos que aparte del terror, tienes cierta debilidad por los melodramas del Hollywood Clásico.

Sí. La mezcla de dos géneros fue muy importante en FDC. Por un lado, el slasher, que me encanta aunque no sean las mejores películas, inmediatamente este referente te ofrece un tono a la hora de escribir: vamos a ver peligro, tensión, crímenes, sangre. Por supuesto que todo esto después hay que traducirlo al código de la telenovela, que en este caso es clásica. La otra fuente es el melodrama clásico, las películas de Douglas Sirk.

23) Fuera de Control fue tu primera historia en la pantalla chica donde ocurrieron más muertes dentro del guion (8), cantidad que años después sería superada por Alguien te mira (12) y Perdona Nuestros pecados (19). ¿Sientes que los asesinatos en serie, son una especie de marca registrada de tu trabajo? ¿Tienes algún recuerdo en especial al momento de escribir y después ver, una muerte de un personaje en FDC?

No, para nada. Los personajes se mueren por diversas razones y muchas veces no es por requerimientos de la historia, también por problemas de producción o por las agendas de los mismos actores. En FDC, inicialmente sólo habíamos planeado la muerte de William, las otras se fueron dando en el camino. Si tengo que recordar una en especial sería el accidente de Helia, que resulta electrocutada en una filmación.

También valoro mucho el trabajo que se hizo con el accidente de Layla, cuando mata a una mochilera y le roba su carnet de identidad o algo así. La verdad es que en ese tiempo, y a pesar de que FDC era bastante violenta para la época, por el horario no se podían hacer muertes muy explícitas, pero en general me cuesta mucho matar personajes, no es algo que no me afecte ni me complique. Sólo creo que hace falta dar un contexto a cada muerte, que sirva de algo dentro de la historia.

24) ¿Qué lugar imaginabas para situar Aurora? Pese a que en la historia, estuviese a minutos de Santiago y en la vida real, la producción lo ambientó en Playa Niklitschek, Región de los lagos.

Inicialmente se iba a grabar en Aculeo, pero el lago para variar estaba seco. La producción decidió viajar a este lago increíble, que creo que fue un acierto. Le dio un lado mágico a la historia, que estaba muy presente. La locación del camping estaba en el sur, pero el pueblo de Aurora, que en realidad era sólo una calle, lo grababan en Colina. Siento que en las grabaciones del sur había un efecto atmosférico, sobre todo en las escenas de la Puerta del Diablo, que fueron un aporte al relato. 

25) Tú mismo has señalado en otras entrevistas que el gran estrés que sufriste en Fuera de Control, fue por la cantidad de actores, y por ende, personajes: 63 en total, sin contar papeles que se integraban después a la historia. Mirando todo esto desde el presente, ¿qué núcleos hubieras eliminado o reducido su importancia y por qué?

En ese tiempo era muy común que eso ocurriera. Los elencos contratados eran muy numerosos, sobre todo el del primer semestre, y a veces, no siempre, había que inventar personajes para los actores. En lo personal, para mí no era ninguna molestia, al revés, me encantaba porque casi siempre conocía la trayectoria del actor y trataba de inventarle algo que no hubiera hecho. En FDC existían varios universos funcionando al mismo tiempo y ese era el obstáculo más importante. Con el material de FDC creo que hoy escribiría tres teleseries o cuatro teleseries muy distintas. Una de coming-of-age, una político periodística, una sobrenatural y una romántica.

26) ¿Cuáles personajes crees que mejor te quedaron?

Axel y Sarita, lejos, seguidos de cerca por Duarte. Pero está también el núcleo de Lobo, que era un personaje encantador, rodeado por arpías.

27) De los roles que el público o la prensa no suele mencionar, cuando hablan contigo, ¿a cuáles recuerdas con aprecio o lástima?

Con aprecio recuerdo particularmente a Tennyson Ferrada, que falleció durante las grabaciones. Óscar no quiso cambiar la historia, así que puso una foto en el set de los Duarte y dijeron que el abuelo se iba de viaje. A Yoya Martínez, que interpretaba a la abuela de Duarte, también la recuerdo con cariño. En general, me acuerdo que FDC fue una de las últimas teleseries que hice con la idea de “un gran elenco”, no sólo por lo numeroso sino por la presencia de grandes figuras de la actuación. Mi actriz favorita ahí, sin duda, era la gran Nelly Meruane.

28) Si tuvieras la posibilidad de volver en el tiempo, ¿hubieses cambiado el destino de algún personaje o más personajes?

Sí. Creo que cambiaría todos los finales. Un poco por el paso del tiempo y porque hubo algunos que no me gustaron. Si bien, nunca tuve duda alguna de que Rodrigo y Valentina tenían que quedar juntos, siento que esta decisión atentó contra la moral de la teleserie. El resultado en pantalla tampoco fue de los mejores, con esta conversación telefónica cruzada que tenía más relación con las comedias románticas de los 90 que con el género del thriller, que en este caso era en realidad un proto-thriller. El único final que mantendría fue justamente el más polémico, el famoso enigma del lado, que concientemente lo dejamos en el misterio.

29) ¿Consideras justo que Silvana acabara en un psiquiátrico, Axel casado y esperando un hijo, y Sarita sola? ¿Se contemplaba para los 3 un desenlace distinto al que se vio o no?

Se contemplaron varios finales y aquí hubo mucha discusión. En lo personal creo que todo fue muy apurado y exagerado, sobre todo el final de Silvana, que no era igual a lo que se vio. Siento que se grabó todo muy a la rápida y que no hubo tiempo para nada. El único final que me gustó de estos personajes fue el de Sarita. Axel pudo haber tenido una mejor resolución, pero por lo general, si hay algo que detesto son los finales demasiado cerrados. Me gusta que el publico se arme sus propias conclusiones, pero es un gusto personal.

30) ¿Qué opinas de quiénes piensan que Sarita Mellafe no recibió un "castigo apropiado", después de todo lo que provocó? 

Para una teleserie clásica, quizás Sarita podría haber resultado muerta, loca, decapitada o mutilada. Para una teleserie realista de las 20 horas, no. Como villana chilena, fascista, clasista y discriminadora, su futuro más apropiado y creíble era tomarse un whisky y tal vez postularse a diputada por la UDI.

31) ¿Cómo crees que serían Silvana, Sarita, Axel, Rodrigo y Valentina, en el 2019? ¿Qué representarían y dónde estarían?

Silvana sería una actriz de teatro, su verdadera profesión. Sarita sería concejala por la UDI y la mejor amiga de Tere Marinovic y Andrea Molina. Axel estaría hinchado por la coca, separado de Carrie. Rodrigo seguiría haciendo sus películas y Valentina estaría desesperada por la crisis de los medios escritos.

32) Fuera de Control, una historia psicológicamente compleja, arriesgada y única, fue escrita por un solo guionista, algo que sería impensado de repetir en la actualidad, donde abundan los equipos de guionistas entre 5 o 6 profesionales, que deben escribir lo que productores o ejecutivos de un canal quieren. ¿Crees que la clave del éxito de culto, se debió a que fue algo 100% de tu autoría y no compartiste crédito con ninguna figura externa? ¿Te has dado cuenta que eres de los pocos guionistas en televisión que puede escribir casi lo que desee y no lo que le impongan? ¿El efecto que causó FDC en Chile podría repetirse en manos de otro guionista o guionistas?

La verdad es que he tenido suerte. Rara vez he escrito algo que no me haya entusiasmado. Igual soy una persona bastante entusiasta con cada proyecto que emprendo, me embalo con facilidad, a veces demasiada. La única vez que me sentí un poco forzado fue en el caso de Floribella, pero ocurrió una coyuntura especial y al final terminé adaptando el original argentino y aprendiéndome las canciones de memoria, feliz. Yo creo que ha sido suerte y también una cosa metodológica: como guionista uno siempre debe llevar las historias hasta tu área de interés, hasta lo que realmente te importa. No hay nada más peligroso que un guionista aburrido con su relato. Si te aburres escribiendo imagínate el público.

En lo personal, creo que esta idea de los equipos de 5 o 6 guionistas es una pérdida de tiempo. La única vez que trabajé con tanta gente fue en Destinos Cruzados. En equipos tan grandes, por lo general, trabajan 2 o 3. De nuevo es algo metodológico, prefiero escribir solo o con equipos más chicos, de máximo 4 personas, ojalá menos, porque es más fácil controlar las voces de cada autor y, además, porque yo nunca dejo de escribir. PNP, por ejemplo, la hicimos entre 3 y fue duro, claro, pero insisto en que es más fácil de editar. FDC era una historia compleja y en ese caso tuve la fortuna de toparme con Óscar, que fue una suerte de guía espiritual durante la escritura. Siempre respetuoso del texto, te daba la libertad absoluta para hacer este tipo de historias, más jugadas. El único tema donde nunca coincidimos fue en el humor.

33) ¿Por qué has dicho que Fuera de Control ha envejecido mal, si después de 20 años la gente la sigue recordando?

Porque creo que TODAS las teleseries envejecen mal. Los únicos que creen que no, son los fans de corazón, pero el género está diseñado para un momento. Las teleseries no son películas ni libros, tienen fecha de vencimiento y después de 20 años, lamentablemente, quedan los personajes, algunos diálogos, pero la experiencia de ver una teleserie antigua completa se la dejo sólo a los estudiosos. Por algo existen los remakes en esta industria. En el caso de FDC, hay muchas cosas que sobran y otras que se ven pasadas de moda. Quizás lo único realmente actual sea el nivel de violencia, odio y discriminación, que son características esenciales de las buenas teleseries.

34) ¿Cuál crees que ha sido el mayor aporte de Fuera de Control a la teledramaturgia chilena?

Me da un poco de pudor pensarlo, pero supongo que fue un experimento de teleserie oscura que marcó a muchos.

35) ¿Actualmente tienes intenciones concretas de resucitar FDC, ya sea como remake, adaptación libre, serie, miniserie, webserie, largometraje, obra teatral, secuela o novela?

Así es. A través de mi productora, Arrebato Films, estamos trabajando en el remake internacional de FDC. Es una serie original de 10 capítulos enmarcada en el género del melo-slasher, la base de FDC, con los mismos personajes del original, pero revisitados. Es un proyecto de largo aliento y confio en que algún día resulte.

Al mismo tiempo está la novelización de la teleserie, otro proyecto que se ha cocinado desde hace varios años y que cuenta la historia completa de Rodrigo Duarte, en Aurora, su infancia, su amistad con Silvana y luego la decisión que, a la larga, cambiaría su vida: estudiar en la ciudad. Es una novela larguísima y es posible que nunca la termine.

36) ¿Alguna anécdota desconocida, secreto del guion o de la teleserie misma que quieras contar hoy?

Hay tantos secretos y anécdotas que no podría acordarme de todos. Algo que nunca se vio en pantalla fue el lado bisexual de Silvana. Hubo mucho cuestionamiento por los recursos que tenía cuando volvía a vengarse, ya que no se decía explícitamente de dónde había sacado la plata. Se explicaba brevemente que había recibido una herencia en Buenos Aires. Bueno, esa herencia era de su mentora, una millonaria con la que había tenido una relación amorosa y que había sido su mentora. Ni siquiera se discutió el tema, era imposible tocar el lesbianismo en ese tiempo y menos la bisexualidad de un personaje, por lo que decidí sugerirlo con guiños, como los libros que leía Silvana o los recuerdos que tenía de esta mujer. La única persona que supo esto fue la actriz, Úrsula Achterberg.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.