Chilenovelas Wiki
Advertisement

A la Sombra del Ángel fue una teleserie de TVN, transmitida durante el año 1989.

Escrita por Néstor Castagno con la colaboración de Jorge Marchant Lazcano. Dirigida por René Schneider.

Protagonizada por Nancy Paulsen, Peggy Cordero, Osvaldo Silva y el debutante Remigio Remedy. Antagonizada por Francisca Castillo, Silvia Santelices, Eduardo Barril y Ana Reeves. Con las actuaciones de José Soza, Lucy Salgado, Claudio Reyes, Silvia Piñeiro, Domingo Tessier, Luz Jiménez, Paulina García, Claudio Arredondo, Solange Lackington, entre otros.

Esta telenovela marcó un hito por insertar una historia de amor que perduraba a lo largo de tres generaciones, siendo recreadas las décadas de 1940, 1960 y 1980, esta última la época actual según la transmisión original de la producción.

Argumento

La estatua de un ángel, que decora el patio de la casa de la familia Torreblanca -de la cual es miembro la protagonista-, servirá como la figura principal y el eslabón que unirá tres épocas marcadas por un amor impercedero. Según lo que rezaba la tradición, bajo la sombra de éste, los enamorados hacían las promesas que esperaban cumplir.

Primera etapa (1945-1949)

La historia se inicia en 1945 en el pueblo de "Altopinar", ubicado en el centro-sur de Chile, entre Talca y Chillán. Ahí vive Isabel Torreblanca (Nancy Paulsen), hija de una adinerada familia terrateniente de la zona. Isabel no es como otras jóvenes de su edad, ya que ella ansía realizarse profesionalmente, estudiar una carrera universitaria e ir más allá de lo que la mayoría de las mujeres chilenas aspiran en aquella época. Pero se encuentra con la férrea oposición de sus padres: el severo Matías (Domingo Tessier) y la sumisa Emilia (Gabriela Hernández), que lo secunda en todo. La vida de Isabel da un giro de 180 grados, cuando rumbo a su coronación como reina de una fiesta parroquial del pueblo, conoce al forastero Humberto Valle (Remigio Remedy), hijo de Alejandro (Roberto Navarrete), pintor al cual le encomiendan la restauración de la parroquia de Altopinar dañada por el terremoto de 1939. Isabel y Humberto se enamoran a primera vista, viviendo un romance intenso, profundo e inicialmente secreto, sin imaginar que estar juntos, se vuelve una odisea difícil de concretar para ellos. En primer lugar, los señores Torreblanca fuerzan un compromiso matrimonial entre Isabel con Carlos Vidal (Tito Bustamante), un importante caballero de la región, que cuenta con todo el apoyo de los padres de la muchacha para integrarlo a su familia, especialmente porque mediante el enlace, él puede salvarlos de la ruina económica en que se encuentran. Pese a su riqueza, Carlos es un hombre muy aburrido y falto de carácter, que vive casi pegado a las faldas de Elvira (Ana Reeves), su posesiva madre, quien pese a apoyar el compromiso de su hijo, no soporta a Isabel. La joven está prácticamente sola en su cruzada para estar con Humberto, ya que además de sus progenitores, tampoco cuenta con el apoyo de Julián (Claudio Reyes), su hermano mayor, quien aparenta ante la familia ser un estudiante ejemplar de Derecho en Santiago, pero no es más que un vago y oportunista que despilfarra lo que invierten sus padres para su educación, en apuestas, vicios y tratos con delincuentes. Julián también se opone al verdadero amor de Isabel, ya que su ambición por obtener dinero de manera rápida y haciendo el mínimo esfuerzo, lo impulsa en más de una oportunidad a traicionar a su hermana, aliándose con quienes quieren verla lejos de Humberto.

Fuera de su círculo familiar, Isabel sí encuentra solidaridad incondicional de parte de Edith Gerome (Paulina García), una de sus mejores amigas y la única dispuesta en ayudarla, ya que la tercera integrante de este grupo, Eliana Riesling (Francisca Castillo), no ve con buenos ojos que se desarrolle un romance entre la chica Torreblanca con el hijo del pintor. Mediante su cinismo y falsas palabras de amistad, Eliana se encarga de esparcir intrigas entre Isabel y Humberto, ya que, en el fondo, envidia a su amiga desde siempre y le atrae el joven santiaguino, a quien no duda en enredar, provocando que traicione a Isabel y oculten esto durante algún tiempo, a pesar de que Eliana sea novia y posteriormente esposa de Tomás Inchauspe (David Guzmán), médico santiaguino recién recibido, lleno de ilusiones por iniciar su profesión en un lugar que nunca había tenido médicos propios. Pero sus propósitos se desmoronan gracias a la actitud mimada y errática de su cónyuge, sumado a la reiterada e impertinente intromisión de su suegro en sus planes de vida. Eliana es hija de Aníbal (Eduardo Barril) y Esther (Gloria Laso), siendo su familia constantemente apuntada con el dedo por vecinos de mucha más tradición y con principios morales más sólidos que los Riesling. La muchacha y su madre deben asumir la vergüenza social que conlleva el carácter oportunista y aprovechador de Aníbal, un hombre tremendamente ambicioso y arribista, cuya meta es convertirse en alcalde de Altopinar, cueste lo que cueste. Pero la municipalidad del pueblo tiene a Leonel Dupré (José Soza) como alcalde subrogante, que es un sujeto íntegro, miembro de uno de los clanes más respetables y antiguos de Altopinar, y que en un principio, desestima las intenciones de Aníbal, hasta que se da cuenta a dónde es capaz de llegar la altanería, hipocresía y tácticas tramposas de su oponente, provocando que se enfrente a Riesling, de igual a igual. Leonel es apoyado por su hijo Esteban (Claudio Valenzuela) -quien pretende romántica e infructuosamente a Isabel-, su esposa Alicia (Mónica Sifrind), el farmacéutico Alfonso Gerome (Luis Wigdorsky) -padre de Edith- y el sargento Saldías (Óscar Hernández). En cambio, Aníbal es respaldado en todas sus acciones por Evaristo Lenque (Mario Bustos), su esbirro y mano derecha, siempre dispuesto a realizar el trabajo sucio por él, y también por el padre Luis (Jorge Álvarez), único párroco de Altopinar, que es arrastrado con frecuencia a los planes de Aníbal, lo que causa que los Dupré se enemisten con él. En esta guerra por el sillón de la alcaldía del pueblo, Aníbal Riesling saca a relucir todo su talento como político demagogo, para manipular a los habitantes de Altopinar en contra de Leonel y obtener una gran cantidad de votantes que lo conviertan en el nuevo alcalde.

Entre los hitos del señor Riesling como candidato, se encuentra la fundación del club deportivo “Altopinar Fútbol Club”, idea que entusiasma a los jóvenes pueblerinos admiradores del balompié, como Andrés (Aldo Bernales), Leopo (Carlos Concha) e Ismael (Claudio Arredondo). Leopoldo trabaja de jardinero en la casa de los Torreblanca, ya que ahí se desempeña como empleada doméstica, su madrina Encarnación (Violeta Vidaurre), que adora a Isabel y la ha criado desde que nació. Encarnación, además de ser confidente de los sueños y planes de la joven Torreblanca, como típica mujer chilena laboriosa, católica, estricta, algo gruñona, pero maternal, se encarga de transmitir la costumbre del trabajo duro y honrado tanto a su ahijado, como a Ema (Alejandra Rubio), niña de mano de la casa, que tiene una relación de amor y odio con Leopo, ya que él es muy atarantado e ingenuo. Ismael es el repartidor de la “Lechería Las Delicias” y vive junto a su madre Berta (Mónica Carrasco) y su tía Graciela (María Angélica Arcos), costurera y peluquera del pueblo respectivamente. Ismael tiene una relación difícil con su mamá, ya que ella idolatra demasiado a su otro hijo llamado Luis, marino que se embarca en la Fragata Lautaro y fallece trágicamente en un incendio ocurrido en su interior, cuando el velero navegaba frente a las costas peruanas. Esta muerte golpea ferozmente a la pequeña familia Constanzo, pero ocasiona que retomen lazos con Marina (Silvia Piñeiro), madre de Berta y Graciela, y abuela de Ismael, quien es además la dueña de la famosa quinta de recreo "Las Periquitas", lugar que es frecuentado por los hombres más humildes de Altopinar, aunque sobresale entre todos ellos Aníbal Riesling, ya que es uno de sus clientes más asiduos. Este sitio ubicado a las afueras del pueblo, tiene mala reputación entre los lugareños, ya que es un secreto a voces que el recinto también funciona como un prostíbulo clandestino, algo que avergüenza bastante a las hijas de la señora Marina, que prefieren fingir tener un parentesco lejano con ella ante los habitantes más conservadores de Altopinar, destacando la figura de la señorita Ángela (Lucy Salgado), cuñada de Leonel Dupré y que en su calidad de tesorera de la Comisión Parroquial del pueblo, busca a través del alcalde, que se clausure "Las Periquitas", aunque sin éxito. Además de ser una de las principales opositoras a que Aníbal Riesling llegue a la municipalidad de Altopinar, Ángela trabaja como telefonista y colabora con el Padre Luis en actividades eclesiásticas afines. Señalada despectivamente por quienes no la soportan como solterona, debido a su edad y habilidad para inmiscuirse en situaciones que no son de su incumbencia, a pesar de todo eso, Ángela es una defensora del amor verdadero, por lo que se conmueve con la historia de Isabel y Humberto, transformándose en una inesperada aliada para los enamorados, sumado a que Ángela se siente tremendamente atraída por Alejandro Valle, profesándole amor incondicional desde el aspecto más platónico.

Edith también vive un romance con un afuerino de Altopinar, cuando durante sus viajes a Santiago para visitar a su hermano mayor, conoce y se enamora de Luciano Baghetti (Rodrigo Bastidas), mejor amigo de Julián y amante de los autos de carrera. Pero al igual que Isabel, Edith tiene que enfrentar la desaprobación general de su familia para estar con el hombre que ama, llegando a correr riesgos aún más grandes, con el objetivo de ser feliz. Hasta el pueblo llega la dulce y afable Rosalía (Solange Lackington), proveniente desde la localidad vecina de "Los Sauces", en busca de trabajo. Luego de un vergonzoso y efímero paso por "Las Periquitas", conoce a Isabel, quien le consigue empleo como doméstica en su casa. El gran sueño de Rosalía es convertirse en actriz de radioteatro y en su estadía en Altopinar, es pretendida por muchos hombres, destacando los inescrupulosos Julián y Aníbal. El posterior alcalde del pueblo ansía tener a Rosalía a su lado para propósitos meramente lascivos, por lo que conociendo el más anhelado deseo de la joven, aprovecha el paso de una compañía teatral en Altopinar y la ausencia de una de las actrices del elenco, consiguiendo que Rosalía la reemplace y tenga tanto éxito, que es contratada por el grupo de artistas y se va a vivir a la capital. Convencido que Rosalía le debe un favor, Aníbal intenta aprovecharse vilmente de la muchacha, sin imaginar que su cobarde acción trae consecuencias funestas para él.

En un período de tres años, los habitantes de Altopinar atraviesan una serie de cambios, producto de la dicha, la derrota, ilusión, muerte y resignación en sus vidas. Isabel y Humberto transitan por ese mismo carril de emociones, y a pesar de todos sus intentos por estar juntos, las intrigas generadas por su entorno son mucho mayores y acaban por distanciarlos. Isabel se casa con Carlos y tiene una hija con él, a quien bautiza con el nombre de Lucy. Sin embargo, Carlos muere poco tiempo después del nacimiento de esta niña, producto de un cáncer al estómago, dejando viuda a Isabel con solo 18 años. Mientras que Humberto, no solo se aleja de la mujer que más ha amado, sino que también de la pintura y el dibujo, ya que la música es su nueva pasión, por lo que realiza un viaje al extranjero aparentemente sin retorno. Diecisiete años después, los protagonistas vuelven a reencontrarse.

Segunda etapa (1962-1966)

Es 1962 e Isabel ya es una mujer hecha y derecha, que comanda la casa en la que alguna vez, las paredes fueron testigos de la rigidez y las reprimendas que recibió de sus padres, solamente por anhelar ser una joven libre dentro de una sociedad machista y tradicional. No ha vuelto a casarse ni a entablar relaciones con otros hombres, después de lo vivido con Humberto y Carlos. Tras el fallecimiento de su marido, Isabel se vio obligada a aceptar ayuda económica de doña Elvira, para salvar la propiedad de su familia. Dicho préstamo no fue gratuito, ya que tiene que soportar que su suegra -convertida en una anciana cascarrabias y decrépita- la visite frecuentemente y que nunca pierda oportunidad en martirizarla, criticando su desempeño como madre y acusándola de provocar la muerte de su único hijo. Lucy (Tichi Lobos), la hija de Isabel, es una adolescente que cursa sus últimos años de Humanidades, interna en un colegio para señoritas en Santiago, donde se ha hecho muy amiga de Cristina Hudson (Gabriela Errázuriz), nieta de la moderna Tita Ossandón (Luz Jiménez), quien está a cargo de su crianza, ya que los padres de la muchacha trabajan como diplomáticos en Estados Unidos. En plena fiebre nacional por el Mundial de Fútbol, su mejor amiga realiza una reunión privada en la casa de su abuela y es allí donde Lucy conoce a Daniel (Víctor Carrasco). Ambos jóvenes ignoran el vínculo que existió alguna vez entre sus respectivas madres, ya que él es hijo de Eliana, quien está transformada en una mujer con manías de grandeza, después de radicarse en la ciudad de Boston, Massachusetts. Nunca le habló a Daniel acerca de Isabel, ni de Altopinar. Pero debajo de esta capa de frivolidad y clasismo, Eliana Riesling esconde haberse tornado una amargada, neurótica, y frustrada consigo misma. Tomás Inchauspe continúa soportando los caprichos y el mal carácter de Eliana, por amor a su hijo. Abandonó la medicina y se dedica a hacer negocios, que precisamente, conducen a su familia de vuelta a Chile, por un par de semanas. Entre Lucy y Daniel se desarrolla una atracción que deriva en un cariño sincero. Ambos cuentan con el apoyo de Isabel, para que inicien un romance. Pero dicha idea no es aprobada en lo absoluto por Eliana, quien al enterarse que la chica que le gusta a su hijo, es hija de su ex mejor amiga, hace lo que esté a su alcance para que Daniel se olvide de Lucy. Humberto (Osvaldo Silva) regresa al país, ahora convertido en un destacado concertista en piano y con fama internacional de soltero codiciado. Atrás quedó aquel muchacho estudiante de pintura, a quien muchos le hicieron la vida imposible, solo por enamorarse de Isabel Torreblanca. El señor Valle intenta comunicarse con su gran amor, durante su primera visita a Chile en muchos años, aunque sin éxito, debido a la intromisión de terceros. Eliana no ha olvidado su obsesión por este hombre, por lo que no duda en inmiscuirse nuevamente entre medio de él e Isabel, inventándole mentiras a Humberto sobre cómo localizarla y de que Isabel aún sigue casada.

Edith, tras superar una enorme depresión y un período lleno de excesos, luego de la muerte de Luciano, parece llevar una vida feliz con su esposo e hijos, en Arica. Sin embargo, durante uno de sus viajes rumbo a Altopinar, conoce a Ignacio (Rodrigo Bastidas), lo que la remece por completo, ya que es idéntico físicamente a Luciano, solo que más joven que la edad que tendría él de seguir vivo. A diferencia del desaparecido piloto de carreras, este sujeto es un conquistador empedernido. El descaro de Ignacio seduce a Edith, pero al mismo tiempo hace que se cuestione si seguir adelante con su matrimonio o sucumbir a esta atracción prohibida y misteriosa, con la que aparentemente, tiene mucho en que perder y poco en que ganar.

Altopinar no ha vuelto a ser el lugar próspero que alguna vez fue, luego de que la alcaldía la asumiera Alfonso Gerome, a petición de Leonel Dupré, que debido al delicado estado de salud de su esposa, abandonó este pueblo y se radicó en Córdoba, Argentina. Pese a haber sido un estrecho colaborador de Dupré años atrás, la gestión del señor Gerome ha sido altamente criticada por los habitantes altopinareños, quienes lo acusan de ladrón y sinvergüenza. Uno de sus más firmes detractores es Esteban Dupré, ya que asegura tener el legítimo derecho de presidir el cargo que alguna vez fue de su padre, por lo que se propone sacar a Gerome de la alcaldía, a como dé lugar. Bajo este contexto, se replica de alguna manera lo que ocurrió cuando Aníbal Riesling irrumpió en la política, individuo a quienes todos parecen recordar como a un fantasma, después de los escándalos que gatillaron su salida de la municipalidad. En medio de este conflicto, aparecen misteriosos rayados en Altopinar, que insinúan el retorno de Riesling al pueblo, quien luego de pasar un año en la cárcel por sátiro y estafador, hizo de las suyas viviendo en Norteamérica junto a su hija, yerno y nieto, para después arrancar cobardemente a otro país, sin que nadie sepa con exactitud su paradero. Esteban aguarda tozudamente que Isabel se case con él, aunque sea por cansancio e insistencia. Vive acompañado de su tía, la señorita Ángela, con quien no tiene una relación muy afiatada, ya que ella, pese a su avanzada edad, no duda en recalcar todos los defectos de su sobrino y continúa anhelando que Isabel Torreblanca y Humberto Valle sean felices juntos, sueño que Esteban tratará de impedir, si se le presenta la ocasión.

Rosalía vive en Santiago, donde se ha consolidado como una famosa actriz de radioteatros. Es una mujer mucho más empoderada y segura de si misma, a diferencia de la ingenua y soñadora provinciana que alguna vez fue. Julián continúa siendo un parásito para la familia Torreblanca, luego de que su primer matrimonio fracasara, debido a su actitud holgazán. Inventa viajes a otros sitios solo para reunirse con Rosalía en secreto, ya que, aunque la decepcionó cuando eran jóvenes y nunca se atrevió a pedir su mano en casamiento, le sigue guardando cariño. Pero todo cambia entre ellos, cuando Rosalía, cansada del egoísmo de este hombre, le confiesa a Julián que ambos tuvieron una hija hace años y que se llama Soledad. Enterarse que es padre parece remover la consciencia del hermano de Isabel y se muestra interesado en conocer a esta chica, que estudia interna en un colegio a las afueras de la capital. Pero Rosalía se opone a esto, ya que Soledad desconoce quién es su padre biológico. Ema y Leopoldo se casaron, y ahora tienen seis hijos pequeños. Él está a cargo de administrar la tienda de abarrotes de los Torreblanca, mientras que Ema tuvo que abandonar sus labores en la casa de dicha familia, para criar a sus niños. La extrovertida María Félix (Elena Muñoz), apodada simplemente como "La Feliche", es quien ayuda a Encarnación en las tareas hogareñas, aún sea constantemente regañada por ella y por la señora Elvira. Debido a su belleza y juventud, María Félix pasa a ser el objeto de deseo de Leopoldo, quien intenta ir más allá con ella, sin importarle los sentimientos de Ema. Pero la permanencia de la señorita Reinoso en Altopinar, termina abruptamente, luego de que es acusada de robar las joyas de Isabel. Nadie sospecha que Julián está detrás de todo esto y que inculpó a María Félix, con el fin de esconder un hurto todavía mayor de las alhajas de su hermana, después que invitó a una copetinera a pasar la noche con él, desapareciendo a la mañana siguiente, junto con esos objetos. Aún manifieste incansablemente ser inocente, María Félix, al no poseer pruebas a su favor, es enviada durante una temporada a prisión.

Lucy y Daniel prometen revivir su romance, cuando él y su familia retornen de Estados Unidos. Inicialmente, los adolescentes guardan esperanzas de que el amor que se tienen, a pesar de las distancias, sobrevivirá mediante cartas. Pero para infortunio y desconocimiento de Daniel, esto no logra evitar que Lucy en el transcurso de dos años, lo olvide y se fije en otro hombre: Ricardo Rossen (Santiago Ramírez). Un apuesto y joven profesor de educación física, a quien la hija de Isabel conoce en sus vacaciones, por el cual queda perdidamente enamorada.

En invierno de 1964, Humberto pisa una vez más suelo chileno y todavía con la determinación de encontrar a Isabel, objetivo que finalmente consigue. A pesar de los temores y complejos que inundan la cabeza de la señora Torreblanca, los dos disfrutan de un apacible fin de semana en Viña del Mar, retomando por algunos días aquel amor que pudo haber seguido adelante, hace casi 20 años. Sin embargo, no solamente Eliana trata desesperadamente de que Humberto tenga ojos solo para ella, sino que también Cristina. La mejor amiga de Lucy quedó cautivada con Humberto Valle, al solo ver su imagen en los periódicos, hace dos años, y luego de que Tita lo convidara a una recepción en su casa, Cristina se propuso conquistar al concertista, estando dispuesta incluso a esperarlo, hasta que dejara de verla como una niña y comenzara a notarla como mujer. Lucy se entera de que Cristina está enamorada de Humberto y que él es el gran amor de Isabel, por lo que la muchacha trata de convencer a su madre de que se olvide de este hombre y permita que su amiga tenga una pequeña oportunidad de ser feliz con él. El consejo de su hija resuena en la mente de Isabel, que duda bastante si aceptar la propuesta de Humberto, de viajar juntos a Londres. Para sorpresa de Lucy, Daniel regresa a Chile dispuesto a estar con ella. La hija de Isabel no tiene la valentía de contarle al joven Inchauspe, que ahora ama a otro hombre y, por si fuera poco, el nuevo dueño del gimnasio que administra Ricardo, es el padre de Daniel. Pese a que vivan juntos y peleen bastante, Lucy no consigue apartarse de Ricardo, aún siendo su novio, un muchacho posesivo y dominante, que no toma en cuenta todo lo que ella ha hecho para estar con él. Finalmente, no existe una alternativa que evite que Lucy le rompa el corazón a Daniel, luego de que ella descubra un hecho crucial: está embarazada de Ricardo.

Tras salir en libertad, "Feliche" regresa a Altopinar con la intención de encontrar a la persona que la inculpó del robo en el hogar de los Torreblanca. Al no tener trabajo, ella es ayudada por Leopoldo, que la recomienda en "Las Periquitas", que pasó a estar a cargo de Berta. Después de la muerte de su madre, la señora Constanzo trata de levantar su negocio y al mismo tiempo, cambiar la imagen que tuvo este local en el pasado. Desde hace muchos años que la ex modista no ha vuelto a ver a Ismael, que se fue del pueblo, avergonzado del emprendimiento de su madre. Berta espera todavía que su hijo regrese y vuelvan a ser una familia. María Félix rápidamente se gana su confianza y con la ayuda de Rosalía, hace realidad el sueño de su jefa, al traer de regreso a sus brazos a Ismael, siendo un acto que conmueve profundamente a Berta. En todo el tiempo que estuvo ausente, el ex repartidor de leche se dedicó a recorrer el sur de Chile junto a un comerciante de origen turco y gracias a su persistente trabajo, pudo inaugurar una paquetería en Conchalí. Ismael se reconcilia con Berta y trata de convencerla de cerrar “Las Periquitas” e irse a vivir con él a Santiago. Pero su madre se niega rotundamente a la propuesta de su hijo, ya que no piensa terminar con el negocio familiar, por mucha vergüenza que sienta Ismael. Mientras tanto, María Félix consigue todo lo que se propuso: demostrarle a Isabel que ella nunca le robó nada, que su hermano le tendió una trampa, y que la verdadera ladrona quede tras las rejas. En vista del daño cometido, a modo de compensación, la ex patrona de “La Feliche” le regala una libreta de ahorros con una considerable cantidad de dinero.

Después de mucho reflexionar, Isabel prefiere anteponer su rol como madre, por sobre sus sentimientos hacia Humberto, dejando partir al hombre que ama, una vez más. Pero recibir la noticia de que Lucy espera un hijo, desorganiza sus proyectos iniciales. Ella le entrega todo su apoyo a su hija en este nuevo y difícil proceso que atraviesa, aún esta última decida abandonar sus estudios universitarios, para casarse con Ricardo. Isabel no tiene otra elección que resignarse a que Lucy tampoco podrá concretar las expectativas que depositó en ella, sobre realizarse como mujer profesional.

En el año 1966, Altopinar comienza a cambiar gradualmente con nuevos proyectos que pretenden modernizar al pueblo. Desde la construcción de una carretera hasta la inauguración de un hotel, en la propiedad que antes perteneció a los Riesling. En este sitio, a cargo de Esteban Dupré, Ema consigue trabajo como camarera, a pesar de la obstinación y machismo de Leopoldo. Isabel Torreblanca no ha vuelto a recibir noticias de Humberto y trata de apoyar a Lucy en sus problemas como mamá primeriza, aunque sea a distancia. Un día, mientras visita el “Hotel Altopinar”, Isabel conoce a Enrique Amenábar (Agustín Moya), ingeniero de Obras Públicas que rápidamente se fija en ella. Isabel continúa enamorada de Humberto Valle, pero se convence de que no volverá a verlo, por lo que trata de interesarse por Enrique. Sin embargo, otra vez la protagonista lidia con varios obstáculos en lo que respecta a rehacer su vida, en especial, la oposición de su hija y de Elvira. Isabel ignora por mucho tiempo que este encantador sujeto, no es quien aparenta ser.

En Santiago, la familia Inchauspe Riesling ve alterado su cómodo estilo de vida, luego de que Tomás cierra su gimnasio, a raíz de severas pérdidas económicas. No poseen el mismo poder adquisitivo que hace algunos años, por lo que también se ven en la obligación de vender su lujosa casa en el barrio El Golf y barajar regresar a vivir a Altopinar, para horror de Eliana. El dinero les alcanza apenas para mantener a Danny en Santiago, mientras termina sus estudios universitarios, pero siempre y cuando él arriende una pieza en una pensión. La clausura de este recinto repercute también en Lucy y Ricardo, debido a que el profesor de educación física pierde su empleo, frustrando el deseo de Lucy de regresar a la universidad a finalizar su carrera y para ello, buscar a una niñera. Su orgulloso marido se niega a que ella deje la crianza de su hija en manos de una desconocida, cuando él está sin trabajo. A pesar de las protestas del yerno, Isabel interviene contratando a María Félix para que viaje hasta Santiago a cuidar de su nieta. Después del nacimiento de Claudia, este joven matrimonio atraviesa por una crisis, donde ya casi no se soportan. La amargura de Ricardo, sumado a sus celos, después de que Lucy y Daniel vuelvan a verse, provocan que engañe a su esposa con su mejor amiga. Al quedar al descubierto esta infidelidad, no solo causa la disolución del matrimonio Rossen Vidal, sino que pone término a la larga amistad entre Lucy y Cristina.

Aníbal Riesling regresa a Chile, después de casi 20 años de ausencia. Su llegada sorprende especialmente a su nieto, quien creía que su abuelo estaba muerto, a raíz de la nula información sobre su persona, durante gran parte de su vida. El ex alcalde es recibido afectuosamente por Daniel y Eliana, mas no así por Tomás, que todavía le guarda resentimiento a su suegro, después de la vergüenza pública que acarreó su familia, con todas las fechorías de Aníbal en Estados Unidos. Luego de pasar una larga estadía en Bariloche, Aníbal se siente con energía para retornar a su querido Altopinar, donde se reencuentra con el fiel Evaristo, que todavía lo aprecia como en los viejos tiempos. Patrón y empleado vuelven a trabajar unidos, ilusionados con que Riesling tiene oportunidad de volver a ser elegido alcalde. Esta idea no es del agrado ni de Alfonso, ni de Esteban, aunque este último convence al antiguo rival de su padre, para que juntos saquen de la municipalidad a Gerome. Ninguno intuye que Aníbal se aprovechará de la confianza que depositaron en él, para beneficiar sus propios planes.

Rosalía comienza a dar sus primeros pasos en la televisión chilena, luego de que los radioteatros disminuyan su popularidad entre el público. Esta oportunidad que se le presenta como actriz, coincide también con la compra de una pensión y con el arribo de su hija Soledad (Andrea Valle), ya egresada de su internado y convertida en una mujer de 17 años, que estudia moda y costuras. La muchacha vuelve a vivir con su madre, después de muchos años separadas, y finalmente conoce a su padre Julián, como también a su tía Isabel y a su prima Lucy. Pese a que no lo rechaza, a Soledad le cuesta acostumbrarse a la idea de que tiene un papá, luego de crecer sin uno toda su vida, por lo que Julián debe aprender a reparar el gran daño que le causó a ella y a Rosalía. Al igual que a su mamá, la vida parece sonreírle a Soledad, en cuanto a desarrollo profesional, sobre todo después de que consigue una entrevista de trabajo para el nuevo taller de bordados, a cargo de Tita Ossandón, en el cual finalmente es contratada. Precisamente el día en que es entrevistada por la abuela de Cristina, Soledad conoce a Daniel por casualidad. Tras dicho encuentro, entre ambos jóvenes nace una atracción mutua, que deriva en amor. Pero Rosalía se opone tajantemente a que su hija sea novia del nieto de Aníbal Riesling, ya que no olvida que el abuelo de Daniel intentó abusar de ella en el pasado. La aprehensión de la señora Recalde se agranda, al enterarse de que el ex edil de Altopinar está de vuelta, por lo que le prohíbe a Soledad verse con el hijo de Eliana. Las vueltas de la vida ocasionan que Danny Inchauspe acabe viviendo bajo el mismo techo que Soledad y su madre, tras la partida de sus padres a Altopinar junto a Aníbal, y él busque hospedaje en la pensión que ahora pertenece a Rosalía.

Cristina compagina sus estudios en Paisajismo, con sus constantes viajes a Europa para presenciar algún concierto de Humberto. A pesar de que él la sigue tratando como a una amiga, Cristina todavía anhela que ambos tengan el apasionado romance, que siempre ha soñado. Pero sus esperanzas parecen desplomarse, cuando el señor Valle retorna casado con la inglesa Sybill Russell (Pamela Estay), para pasar su luna de miel en Chile. Este acontecimiento también le afecta a Isabel, ya que, aunque se reencuentra con Humberto y él le hace nuevas promesas de amor, ella ya no quiere hacerse ilusiones, porque nada es ni será como antes, debido a que Humberto no solo está casado, sino que va a ser padre. Aún así, el eterno afecto que ha existido entre los dos es más fuerte que ellos, causando que Isabel y Humberto traten nuevamente de estar juntos, sin importar lo que diga o haga su entorno. El músico está dispuesto a abandonar a su esposa y ser feliz al lado de la mujer que ama. Mientras que Isabel, a pesar de no contar con la aprobación de su hija y estar consciente de que, sin su presencia, el patrimonio de los Torreblanca posiblemente irá cuesta abajo, no piensa dejar que nadie más construya su felicidad, a costa de la suya. Pero los enamorados no imaginan que Cristina, ya enterada de la historia de amor que existe entre ellos, juega una de sus últimas cartas para que Isabel se aleje de Humberto, y en complicidad con Lucy, destapa un gran secreto, consecuencia de uno de sus últimos viajes a Inglaterra: ella también está embarazada de Humberto. Cristina sabe que, aún esté esperando un hijo del hombre que siempre ha deseado, este no va a correr a sus brazos. Pero se conforma con que, si ella no tiene a Humberto a su lado, Isabel tampoco lo tendrá. El concertista no tiene la valentía para separarse de Sybill ni del hijo que ella espera, yéndose de Chile con su esposa y rompiendo el corazón de Isabel Torreblanca.  

Los delitos de Esteban Dupré quedan al descubierto, gracias a las artimañas de Aníbal Riesling, conduciéndolo a la cárcel y provocando que el Hotel Altopinar deje de funcionar, para posteriormente, volver esta propiedad a las manos de Riesling. Sin embargo, el destino le tiene una gran sorpresa al ex alcalde, cuando durante una de sus actividades con sus adoradas Periquitas, sufre un infarto cardíaco fulminante, cayendo muerto delante de todos los comensales. El fallecimiento de su padre agrava el frágil estado mental de Eliana, que ya estaba inmersa en un tratamiento psiquiátrico, causando que la relación entre Daniel y Soledad oscile ante la incertidumbre, ya que los jóvenes quieren casarse. Tras pasar mucho tiempo juntos en Santiago, María Félix e Ismael comienzan a sentirse muy atraídos y a salir más a menudo. Edith decide separarse, volver a Altopinar y dejar a sus hijos bajo la crianza de su ex marido, aunque no cuente con el apoyo de sus padres en esta determinación. Cristina, a pesar de ser aconsejada por su abuela de casarse con otro hombre, por temor al escándalo que pueda surgir por su embarazo, decide hacer caso omiso y se va a vivir a Nueva York, con sus progenitores, para criar a su hijo y prometiéndose a sí misma, que Humberto nunca lo va a conocer. Antes de marcharse, ella le confiesa a Isabel que Enrique Amenábar es casado, debido a que conocía al ingeniero y a su esposa desde hace algún tiempo. Esta revelación provoca que Isabel rompa todo lazo con Amenábar y se cierre a la posibilidad de reanudar su vida amorosa.

Después de que Lucy se separe de Ricardo, quien se va a vivir a Mendoza, Isabel recibe en su casa a su nieta y a su hija, que está arrepentida de la actitud egoísta que demostró hacia su madre. Tras vivir un año de ilusiones, sorpresas y decepciones, Isabel, Lucy y la pequeña Claudia, deciden acompañarse mutuamente y salir adelante juntas, durante el tiempo que les queda por vivir.

Tercera etapa (1989)

44 años han transcurrido desde que comenzó la imperecedera historia de amor de Isabel y Humberto, y aún no han podido cumplir la promesa que le hicieron a aquel ángel, ese verano de 1945: que estarían juntos para siempre. En la actualidad, Isabel Torreblanca (Peggy Cordero) está por cumplir 60 años y es una dama dedicada a las obras de caridad, que contribuyen al progreso en Altopinar. Su nieta, Claudia Rossen (Nancy Paulsen), es casi idéntica a ella, cuando tenía su edad. A diferencia de las generaciones anteriores de mujeres en su familia, Claudia es una muchacha entusiasta y con carácter, que estudia Arquitectura, carrera que está a punto de terminar, y que también le apasiona el canto. Pololea con Juan Pablo Möller (Renato Munster), joven de buena posición social, que quiere casarse con ella, siendo una idea que solamente apoya Lucy (Coca Rudolphy), la madre de Claudia. No está en los planes de la nieta de Isabel contraer matrimonio, siendo tan joven, y tampoco cree amar a Juan Pablo, como él la ama a ella. Durante una visita que realiza a Altopinar, Claudia conoce a Alejandro (Remigio Remedy), cineasta de padre chileno y madre británica, por quien se siente muy atraída. Ella ignora que Alejandro es hijo de Humberto Valle, el único que hombre que ha amado su abuela.  

Humberto aún no consigue olvidar a Isabel y no ha podido sostener ninguna relación sentimental estable, ya que prefiere refugiarse en su apretada agenda de concertista, que lo hace viajar por casi todo el mundo, desde hace varias décadas. Aunque prácticamente no estuvo muy presente en su crianza, Humberto mantiene cierta afinidad con Alejandro, que se parece mucho a él, cuando joven. Su hijo pretende filmar un documental acerca del hundimiento de la Fragata Lautaro en 1945, por lo que se instala en Chile para avanzar en su trabajo. Enamorarse de Claudia desestabiliza todos sus planes originales, especialmente cuando Alejandro recibe hospedaje en la casa de Marilú (Cecilia Cucurella) y Francisco Javier Möller (John Knuckey), quienes son los padres de Juan Pablo. Esta familia también tiene vínculos con Cristina Hudson (Consuelo Holzapfel), al ser ella, prima del patriarca del clan. Durante más de 20 años, Cristina ha hecho lo posible por olvidarse del gran amor que alguna vez tuvo hacia Humberto Valle, viviendo en Estados Unidos, junto a su hijo Patricio (Pablo Ausensi), fruto de una noche apasionada con el concertista, en Londres. Cristina y este muchacho nunca han podido entenderse, ya que ella lo culpa indirectamente de separarla de Humberto, en vez de unirla a él, causando que evite con frecuencia cualquier cercanía entre ellos, prefiriendo recurrir a sus amistades o al alcohol. Patricio ha crecido sintiéndose despreciado por su propia madre, además de poseer una alta carga de resentimiento y envidia hacia su entorno, debido a que nunca supo la identidad del hombre que lo engendró. La llegada de la pequeña familia Hudson a Chile, provoca que inevitablemente se reencuentren y conozcan tanto a Humberto como a Alejandro. En la figura de su medio hermano, Patricio descarga todo el odio que alberga, por haber tenido solo para él, la figura paterna que siempre le fue negada.

Eliana Riesling (Silvia Santelices) no deja de ser la misma caprichosa y obsesiva de siempre, a pesar de haber enviudado y estar cerca de los 60 años. Tras morir su padre, estuvo mucho tiempo internada en una clínica psiquiátrica, donde fue sometida incluso a terapias de electroshock. Después de reinsertarse en la sociedad, pasó a convertirse en una constante fuente de discusión entre su hijo Daniel (Alex Zisis) y su esposa Soledad (Carmen Disa Gutiérrez), a quien Eliana aún no acepta como su nuera, a pesar de que adore a la hija de ambos: Ana María (Francisca Castillo), que es idéntica a su abuela paterna, cuando tenía su edad, pero solo en la apariencia. Eliana transita por la vejez sintiéndose muy sola, y al mismo tiempo, comportándose bastante orgullosa, como para pedir perdón a todas las personas a quienes lastimó en el pasado. Mientras busca inútilmente dejar de ser una carga para su familia y anhelando resucitar supuestas viejas glorias de los Riesling, regresando a Altopinar, Eliana solo consigue crispar aún más el matrimonio de su hijo. Daniel, abrumado por su incapacidad para afrontar el delicado estado de salud mental de su madre, busca apoyo en Lucy, siendo un reencuentro de antiguos enamorados de juventud, que los sitúa en una encrucijada, ya que pretender estar juntos de nuevo, significa traicionar a Soledad como esposa y como prima.

Julián Torreblanca (Carlos Matamala) también sigue siendo el inútil y perezoso que todos conocen, mantenido por Isabel, sobre todo ahora, que él ya es un anciano. Aún sin casarse con Rosalía (Gabriela Medina), ellos tuvieron otro hijo en el transcurso del tiempo, a quien llamaron Julián (Claudio Reyes), pero a quien todos conocen como Juliancito, idéntico físicamente a su padre, cuando era joven, pero sumamente distinto en personalidad, lo que descoloca bastante al primer Julián. Rosalía continúa haciendo su vida como actriz en Santiago, disfrutando de cierto prestigio entre el público, por su trabajo en telenovelas. A diferencia de Julián, ella sí apoya a su hijo en su decisión de estudiar en un seminario, para desempeñarse en el futuro como sacerdote. Ninguno imagina que, en el camino a la consagración espiritual católica de Juliancito, se atraviesa Samantha (Marcela Arroyave), popular cantante, a quien el joven conoce gracias a su sobrina Claudia. Esta seductora mujer, enterada de las intenciones de Juliancito, se propone conquistarlo para que desista de su vocación religiosa, siendo apoyada por Julián. Al sobrino de Isabel Torreblanca, Samantha no le es para nada indiferente, por lo que debe decidirse entre una vida de oración y castidad, o entregarse a los sentimientos que le provoca la cantante.

Edith (Sonia Mena) no ha dejado de ser una de las mejores amigas de Isabel, siendo su amistad lo más valioso que ha podido conservar en todos estos años, ya que después que se separó de su marido, para vivir su romance con Ignacio, sus hijos no quisieron saber de ella durante mucho tiempo. Su pareja falleció, coincidiendo con que el mayor de los hijos de Edith, retomara contacto con su madre, permitiendo así que estreche lazos con su nieta Paula (Paulina García), estudiante universitaria de técnico en comercio exterior, bastante parecida a su abuela años atrás. A pesar de tener consciencia, que probablemente Luciano, su otro hijo, nunca podrá perdonarla, Edith prefiere seguir adelante con su vida, aún con aquel dolor a cuestas.

Ismael Montevera (Pedro Villagra) y María Félix Reinoso (Mirta González) se unieron en matrimonio y tuvieron una hija, a quien llamaron Johana (Claudia Godoy). Después de haber conseguido cierto apogeo económico, que les permitió viajar incluso a Rio de Janeiro, Brasil, esta familia regresa a Altopinar para ayudar a la señora Berta (Mireya Véliz) con "Las Periquitas", negocio convertido en un salón de té, cuyo pasado como quinta de recreo está prohibido mencionar frente a la nieta de la dueña del local, a pesar de que Berta no tenga filtro en recordarles a todos lo que ocurría antes, cuando era la abuela de Ismael la regenta del espacio. Johana es una joven bastante egoísta y arribista, que se avergüenza del negocio familiar y de tener que vivir en un pueblo aburrido como Altopinar. Pero encuentra amistad en los hermanos Emita (Alejandra Rubio) y Cototo (Carlos Concha), nietos del mejor amigo de su padre, Leopoldo (Arnaldo Berríos), quien enviudó hace algún tiempo, y que aún sigue a cargo de administrar la tienda de abarrotes de los Torreblanca. El nieto de Leopoldo es baterista del conjunto musical "Pentagrama Show", banda de la cual Claudia es vocalista. Cototo se siente muy atraído por Johana, a pesar de que ella pone sus ojos en Patricio, que a su vez seduce a Ana María. Mientras que Emita se interesa por Alejandro, ignorando que su corazón le pertenece a Claudia Rossen.

El romance que se desarrolla entre Claudia y Alejandro, trata de ser impedido por Lucy, Juan Pablo, Patricio, e incluso Isabel, quien se avergüenza de desear separar a su nieta del hombre del que está enamorada, igual como lo hicieron con ella. Este idilio, sumado a otros factores, producen un inevitable nuevo reencuentro entre Isabel Torreblanca y Humberto Valle, después de muchos años sin verse. Isabel todavía no olvida la gran desilusión que le causó Humberto, cuando la dejó plantada en el aeropuerto, por lo que no está dispuesta a darle otra oportunidad, a pesar de que el amor que siente por él, se niega a morir. El concertista tiene plena consciencia de los errores que ha cometido por su cobardía, como también del enorme daño que provocó en todas las mujeres que se enamoraron de él. Además de tratar de enmendar el trauma que causó en Cristina como en Patricio, Humberto Valle intenta aferrarse a una esperanza para obtener el perdón de Isabel, y quizás, poder cumplir ese juramento de amor eterno que hicieron cuando jóvenes... A la sombra del ángel.

Captura de pantalla (72).png

Elenco

Etapa 1945-1949

Participaciones Especiales

  • Naldy Hernández como Livia Maldonado
  • Víctor Mix como Víctor, amigo y colaborador político de Leonel Dupré
  • Lucio Leoz como Cliente de "Las Periquitas"
  • Jorge Gajardo como Profesor Urteaga, instructor de la Academia de Arte en que participan Alejandro y Humberto
  • Regildo Castro como Hombre que cobra una deuda a Julián en Santiago - Villano
  • ¿? como Asistente a la inauguración del Club Deportivo Alto Pinar
  • ¿? como Duarte, subalterno del Sargento Saldías
  • ¿? como Asistente al fallido estreno de la película "Lo que el Viento se Llevó" en cine de Alto Pinar
  • César Geissse como Amigo y colaborador político de Leonel Dupré
  • Jorge Araneda como Locutor radial de Santiago que entrega premio a Rosalía
  • Alejandro Bloomfield como Jugador del Club Deportivo Alto Pinar
  • Raquel Pereira como Delia, empleada en casa de Humberto
  • Claudia Paz como Monja que cuida a Isabel en hospital de Santiago tras tener a su hija Lucy
  • Augusto de Villa como Sr. Leiva, actor de la compañía de radioteatro que visita Alto Pinar por invitación de Aníbal Riesling
  • Elisa Morel como Rocío López Muñoz, actriz de la compañía de radioteatro que visita Alto Pinar por invitación de Aníbal Riesling
  • Elizabeth Hernández como Actriz de la compañía de radioteatro que visita Alto Pinar por invitación de Aníbal Riesling
  • Fernando Castillo como Óscar Contardo
  • Omar López como Dr. Gerónimo Canales, médico que le da a Isabel la noticia de que Carlos está desahuciado

Etapa 1962-1964-1966

Participaciones Especiales

  • Remigio Remedy como Humberto Valle (flashbacks)
  • Gloria Pollarolo como Sra. Nena
  • ¿? como Carmencita, mesera que atiende en Las Periquitas
  • Pedro Dubó como Raúl Romero
  • Mabel Farías como Pilar "Pili" - Villana
  • ¿? como Julio, mozo de hotel en Viña del Mar al que Cristina trata de sacarle información sobre Humberto y la mujer que lo acompaña
  • Iseda Sepúlveda como Amelia Ossandón de Hudson, madre de Cristina e hija de Tita
  • Marcial Edwards como Sr. Hudson, padre de Cristina
  • Pamela Fernández como María Eugenia Rioja de Amenábar

Etapa 1989

Participaciones Especiales

  • Nancy Paulsen como Isabel Torreblanca (flashbacks)
  • Gabriela Hernández como Emilia de Torreblanca (flashbacks)
  • Tichi Lobos como Lucy Vidal Torreblanca (flashbacks)
  • Luz Jiménez como Tita viuda de Ossandón (flashbacks)
  • ¿? como Alin, guitarrista de Pentagrama Show, banda en la que tocan Claudia y Cototo
  • ¿? como Jimmy, bajista de Pentagrama Show, banda en la que tocan Claudia y Cototo
  • Irene Llano como Claudia Rossen (voz cantada)
  • Igor Rodríguez como Tecladista en la audición de Claudia
  • Gladys Andrade
  • Óscar Baeza
  • Teresa Berríos
  • Raúl Castro Meza
  • Raúl Castro Sotomayor
  • Pola Montano
  • Armando Cavieres
  • Pedro Dinamarca
  • Osvaldo Donoso
  • Manuel Erazo
  • Elisa Jara
  • Miguel Lizama
  • Jorge López
  • Blanca Lowe "Kika"
  • Betty Maggi
  • Franklin Mahan
  • Jaime Muñoz
  • Gonzalo Ossa
  • María Soledad Pavez
  • Héctor Ramírez
  • Daniel Samaniego
  • Carla Thompson
  • Juan Carlos Valdés
  • Claudia Whyn

Cameos

  • Irene Llano (Etapa 1989)
  • Antonio Vodanovic (Etapa 1989)

Muertes

Ver Muertes en A la Sombra del Ángel

Banda Sonora

Ver Banda Sonora A la Sombra del Ángel

Trivia

  • A la Sombra del Ángel fue la primera producción dramática de TVN en ser grabada en el Fundo San Miguel, ubicado en la comuna de Colina, en la zona central de Chile. En estos terrenos donde se ambientó durante tres épocas distintas el pueblo ficticio de "Alto Pinar", se grabarían años después otras destacadas telenovelas del canal estatal, como Aquelarre, Pecadores y El Señor de la Querencia.
    • En la teleserie no obstante, la ubicación del pueblo es referida más al sur, entre Talca y Chillán.
  • Sonia Fuchs -entonces productora ejecutiva del área dramática de TVN- señaló que con esta producción, aspiraban a acercarse al modelo brasileño, en cuanto a la calidad de historias, producción y guion.
  • Debuta en teleseries el actor Remigio Remedy, asumiendo al mismo tiempo su primer y único rol protagónico.
  • Ricardo Vicuña iba a ser el director que comandaría la telenovela, pero a fines de 1988 es despedido de la red estatal, debido a exigencias y diferencias de opiniones con el directorio del canal. Su desvinculación también frustró que Ana María Gazmuri -su pareja en aquel entonces- asumiera el rol protagónico en A la Sombra del Ángel, ya que por haber participado en la campaña del No, fue expulsada, siendo Nancy Paulsen quien finalmente encarna a la heroína de la historia y René Schneider el que asume las funciones de Vicuña. Además, Vicuña no quería que el canal produjera esta historia sino que un guion brasileño que finalmente sería adaptado el año siguiente por Canal 13 y no la dirigiría él: ¿Te Conté?.
  • Única teleserie dirigida por el fallecido René Schneider, que tenía más experiencia en la dirección de estelares y programas de televisión, como "El Festival de la Una", que a la cabeza de contenidos de ficción.
  • Solange Lackington estuvo a punto de no formar parte de A la Sombra del Ángel. La destacada actriz quedó embarazada de su primer hijo a comienzos de 1989 y médicos le aconsejaron que tomara reposo casi absoluto por su estado de gravidez, ya que presentaba placenta previa, y movimientos muy agitados, podrían provocarle perder a su hijo. Lackington conversó con Sonia Fuchs para cancelar su participación en la teleserie, sin embargo, obtuvo una negativa de parte de la productora del área dramática, que le aseguró que le brindaría todas las facilidades para que actuara, aún estando embarazada. Durante los meses en que grabó la telenovela, todos los días una Van recogía a Solange Lackington desde su casa, ayudándola a subir y a acomodarse los miembros del vehículo, con el objetivo de conducirla hasta los estudios en ChileFilms donde se desarrollaba la teleserie y también para hacer grabaciones en exteriores, en Colina. En los dos sitios, la intérprete de Rosalía contaba con un asiento preferencial, para esperar el turno de sus escenas, levantarse, grabarlas y después volver a sentarse.
  • Esta teleserie marcó el regreso de los siguientes actores al área dramática del canal estatal, los cuales permanecerían por largo tiempo en sus filas. Curiosamente muchos tuvieron personajes relevantes en la teleserie Vivir Así de Canal 13 el año anterior:
    • Claudio Arredondo: el actor, quien debutó televisivamente en TVN, estuvo varios años ligado al área dramática de la ex estación católica, antes de volver al canal estatal.
    • José Soza: al igual que Claudio Arredondo, estuvo ligado al área dramática del ex canal católico antes de volver a TVN.
    • Ana Reeves: la actriz también trabajó un par de años en el área dramática de Canal 13, antes de volver al canal estatal con esta teleserie.
  • Los siguientes actores emigrarían de TVN tras esta teleserie:
    • Lucy Salgado: la actriz, quien estuvo por varios años en el canal estatal, emigra al año siguiente a Canal 13, permaneciendo hasta 1994, año en que retorna a TVN con Rojo y Miel. Su último regreso al canal se daría con la teleserie Aquelarre, que casualmente se grabaría en el mismo sitio en el que filmó la actriz A la Sombra del Ángel.
    • Gabriela Hernández: la actriz, quien debutó en teleseries el año anterior con Bellas y Audaces, emigra también en 1990 a la ex señal católica, permaneciendo en sus filas durante 11 años. Volvería a Televisión Nacional de Chile con Amores de Mercado, el 2001.
    • Gloria Laso: la actriz tuvo un rol destacado en Vivir Así el año anterior. Tras esta teleserie, regresaría al área dramática del ex canal católico.
    • Francisca Castillo: la actriz, quien destacó anteriormente en roles juveniles de teleseries como La Villa y Mi Nombre es Lara emigraría a Canal 13 para formar parte tanto de su área dramática como del programa humorístico De Chincol a Jote.
    • Domingo Tessier: esta teleserie marcaría su última etapa en el canal estatal, ya que sus últimas teleseries las haría netamente en el ex canal católico.
    • Rodrigo Bastidas: tras esta teleserie, el actor formaría parte del elenco de Acércate Más del ex canal católico.
  • En la primera etapa de la telenovela, se da del caso de padres e hijos con escasa diferencia de edad entre los actores que los interpretan en la vida real. Entre ellos:
    • Claudio Valenzuela era hijo de José Soza, siendo que entre ambos hay una diferencia de edad de 8 años.
    • Tito Bustamante interpretaba al hijo de Anita Reeves, cuando entre ambos actores la diferencia de edad es de apenas 4 años.
  • De la misma forma que en el punto anterior, en la segunda etapa de la telenovela muchos actores fueron caracterizados para que sus personajes se vieran mayores. Varios tenían hijos adolescentes en esta fase de la historia, lo que no encajaba adecuadamente con el casting, ya que los primeros actores compartían muy pocos años de diferencia con el segundo grupo, como para representar a sus padres o abuelos. Entre ellos:
    • Nancy Paulsen interpretaba a la madre de Tichi Lobos, teniendo ambas actrices la misma edad en la vida real.
    • Ana Reeves hacía de abuela del personaje de Tichi Lobos, cuando entre las dos había una diferencia de edad de menos de 15 años.
    • Francisca Castillo fue madre de Víctor Carrasco, siendo apenas un año más grande que el actual guionista de teleseries y director teatral, y Eduardo Barril encarnaba al abuelo del personaje de Carrasco, teniendo una diferencia de edad con él de 22 años.
  • Tal como en la primera y segunda etapa, en 1989 también se repite la misma tónica de padres e hijos con escasa diferencia de edad:
    • Peggy Cordero era madre de Coca Rudolphy, siendo que entre ellas hay una diferencia de edad de 8 años, y abuela de Nancy Paulsen, siendo mayor que ella por 26 años.
    • Silvia Santelices interpretó a la madre de Alex Zisis, cuando entre ambos hay 10 años de diferencia, y a la abuela de Francisca Castillo, siendo mayor que ella por 22 años.
    • John Knuckey y Cecilia Cucurella eran padres de Renato Munster, teniendo escasa diferencia de edad: 11 años en el caso de John con Renato y 7 en el caso de Cecilia con su hijo televisivo.
    • Consuelo Holzapfel era madre de Pablo Ausensi, siendo que ella es mayor que su hijo televisivo por 5 años.
    • Carmen Disa Gutiérrez fue madre de Francisca Castillo, cuando entre ambas actrices hay una diferencia de edad de aproximadamente 6 años.
  • Si bien varios actores principales de la primera etapa repitieron personajes para caracterizar a sus respectivas versiones adultas en la etapa de los años 60 (Nancy Paulsen, Francisca Castillo, Claudio Reyes, etc), el único de ellos que no repitió su rol en dicha etapa fue Remigio Remedy, quien saldría de la teleserie para que Osvaldo Silva tomara su lugar como la versión adulta de Humberto Valle. Finalmente Remedy regresa para la tercera etapa de la teleserie interpretando a Alejandro Valle, hijo de quien fuera su personaje en la etapa de los años 40.
  • Luis Wigdorsky, Coca Rudolphy y Alex Zisis, además de formar parte del extenso elenco de A la Sombra del Ángel, fueron los únicos tres actores que participaron también en la competencia de esta telenovela: La Intrusa de Canal 13, transmitida durante el primer semestre. Zisis y Rudolphy desempeñaron roles estables en la producción dramática de la ex señal católica, integrándose a la telenovela de la red estatal en la tercera y última etapa, cuando ya habían concluido las grabaciones de La Intrusa.
  • Remigio Remedy realizó un cameo en la serie Los Venegas. Los personajes, al ver que llega al barrio, se colocan eufóricos, especialmente Doña Hilda (Yoya Martínez), quien, al percatarse que se trata del actor, exclama: "¡A la Sombra del Ángel!", cayendo desmayada de la impresión.
  • Esta teleserie significó el quiebre entre Sonia Fuchs y Néstor Castagno, De acuerdo a diversas declaraciones, él dijo haberse sentido molesto de que se incluyera a Jorge Marchant Lazcano como guionista estable en los créditos, ya que solo colaboró en la escritura de la segunda parte. Castagno se va de TVN, donde no volvería hasta 1993.
  • El año 2002, Néstor Castagno declaró no tener claridad acerca de por qué esta producción nunca ha sido retransmitida. Señaló que de haberlo solicitado, él habría llegado a un acuerdo con la señal estatal, para renegociar los derechos de exhibición. Pero que por lo visto, no existía interés por parte de la estación televisiva.
  • De todos los actores del elenco, los únicos que participaron ininterrumpidamente en las 3 etapas de la teleserie fueron Nancy Paulsen, Francisca Castillo, Claudio Reyes, Paulina García, Carlos Concha y Alejandra Rubio.
  • Una curiosidad surgida dentro del guión de esta telenovela, es que en la segunda etapa, ambientada en la década de los 60, existieron dos personajes con el mismo nombre, pero que no poseían ningún parentesco y que tampoco tuvieron escenas juntas. Se trataba de los roles de Luz Jiménez y Pía Salas, quienes compartieron el nombre u apodo de Tita.
  • A la Sombra del Ángel significó el debut oficial en el área dramática de TVN de Renato Munster, tras su breve paso por Canal 13, dos años antes, y tras realizar un bolo con continuidad en la teleserie antecesora, Las Dos Caras del Amor.
  • Última teleserie en Televisión Nacional de John Knuckey.
  • Aldo Bernales no volvería a actuar en una producción del área dramática de TVN, hasta su participación especial en Romané, el año 2000.
  • Continúa siendo hasta la actualidad, la última teleserie en que Tichi Lobos ha desempeñado un papel con continuidad. Durante la década de los 90, al no ser convocada por ninguna área dramática, se dedica al teatro y a realizar actuaciones en calidad de invitada en algunas series y unitarios. En materia de telenovelas, realizó participaciones especiales el 2012 y 2013, tanto en TVN como en Canal 13.
  • A modo de anécdota, ésta fue la primera de varias teleseries en que Nancy Paulsen y la fallecida Peggy Cordero interpretaron personajes que se relacionan entre si, ya sea tanto el mismo personaje en distintas épocas (Isabel Torreblanca, con Nancy interpretándola en su primera y segunda etapa, mientras que Peggy lo asumió en la tercera) como personajes emparentados (en la tercera etapa, Peggy interpretó a Isabel Torreblanca mientras que Nancy interpretó a su nieta).
  • A fines de 2015, TVN subió a su cuenta en "Youtube" el primer capítulo, junto con el episodio final. Finalmente, TVN anuncia que a partir del 8 de marzo de 2021 comenzarán a subirse diariamente los capítulos de la teleserie- a las 20 hrs- en su canal Teleseries y Series.
  • En las redes sociales se han reportado que aparecen errores en el segundo opening de la teleserie (el de los años 60). En éste se muestra acreditada a Tichi Lobos junto a Gabriela Hernández. Sin embargo, se muestran los siguientes errores:
    • En el cuadro que muestra a las actrices en el opening, la actriz que aparece al lado de Tichi no es Gaby Hernández sino que Gabriela Errázuriz (quien interpreta a Cristina Hudson, una de las villanas principales de la segunda etapa).
    • El personaje de Gaby Hernández murió al finalizar la primera etapa (la de los años 40), por lo que su nombre fue puesto en el segundo opening por equivocación.
  • Primera de las únicas dos teleseries en las que participó el actor Santiago Ramírez, quien interpretó a Ricardo Rossen, uno de los villanos juveniles de la segunda etapa (los años 60). Posteriormente el actor se retiraría de la televisión para enfocarse en la locución comercial y el doblaje.
  • Claudio Reyes alcanzó cierto éxito a nivel musical con la canción "Por Qué Llora la Tarde" (mayormente conocida por su estribillo "La tarde está llorando y es por ti..."), la cual formó parte de la banda sonora de la tercera etapa de esta teleserie,
  • Rodrigo Bastidas caracterizó a dos personajes distintos en esta teleserie: Luciano Baghetti en los años 40 e Ignacio Moreno en los años 60. Si bien ambos eran personajes totalmente opuestos (uno era un piloto de carreras que muere trágicamente y el otro un playboy que seducía a mujeres mayores) y que además no se emparentaban entre sí, tuvieron en común que se relacionaron sentimentalmente con Edith Gerome (personaje interpretado por Paulina García).
Advertisement